NanoTecnología
modifica las propiedades
de superficies

Reflexión de infrarrojos

La emisión de la luz infrarroja de un cuerpo caliente, invisible para el ojo humano, es llamada radiación térmica. La radiación térmica emitida transporta a la vez energía, de forma que el cuerpo radiante pierde constantemente calor, el cual ha de reponerse para mantener la temperatura. Esta pérdida calorífica provoca en consecuencia un aumento de los gastos de energía.

Gracias a una capa reflejante en el espectro de los infrarrojos, se obtiene una importante reducción de la transparencia a la radiación infrarroja. El recubrimiento, por lo tanto, protege los sustratos sensibles a la radiación infrarroja y refleja a la vez la radiación térmica, hecho que da como resultado un aumento significativo de la eficiencia energética o del potencial de ahorro de energía.

  • protección térmica
  • aumento de la eficiencia energética y del potencial de ahorro de energía
  • importante reducción de la transparencia a infrarrojos